A pesar de que a la mayoría de las personas les gusta el aguacate, se intenta evitar su consumo porque existe la creencia de que “engorda mucho”.

Si bien es cierto que tiene más calorías que la mayoría de las frutas (200 kcal/100g), si lo consumimos con moderación dentro de una dieta equilibrada nos beneficiaremos de sus numerosas propiedades.

Uno de los mayores beneficios al consumir aguacate deriva precisamente de su elevado contenido graso. Pero no es cualquier grasa. Es Ácido Oleico (como el aceite de oliva) una grasa monoinsaturada altamente cardiosaludable que tiene la propiedad de reducir el colesterol total en sangre disminuyendo el LDL (colesterol malo) y aumentando el HDL (colesterol bueno), lo que lo hace especialmente recomendable para las personas que tengan problemas de colesterol.

Es fuente importante de vitamina E, antioxidante que lucha contra el envejecimiento celular.
Es rico en magnesio y potasio, y pobre en sodio ayudando por tanto a controlar la tensión arterial.
Tiene gran poder saciante por su alto contenido en fibra, ¡¡más del doble incluso que el famoso kiwi!!

¿Y tú… tomas aguacate?