Es bastante frecuente que después de épocas de grandes comilonas o justo antes del verano, acudamos a este tipo de dietas para eliminas los excesos. Pero hemos de tener mucho cuidado o el efecto que obtengamos será contraproducente.

Las dietas DETOX son un tipo de dietas que se realizan durante un periodo de 5 a 7 días en las que se restringe el consumo de carbohidratos complejos, grasas y proteínas, y la alimentación se basa en la ingesta de muchos zumos de frutas, caldos o cremas de verduras, y en ocasiones acompañada del uso de laxantes.

Son dietas muy bajas en calorías y deficitarias en los nutrientes necesarios para nuestro cuerpo. Es posible notar la pérdida de peso pero será debida a la pérdida de líquidos y de masa muscular, produciendo un efecto rebote una vez volvamos a comer normal, pudiendo dar dolores de cabeza y mareos así como sensación de cansancio.

Este tipo de dietas no desintoxican, el cuerpo humano ya dispone de su propio sistema de autolimpieza interna, que regula y corrige los excesos que se hayan podido cometer. Hay que seguir una correcta alimentación para mantener el buen funcionamiento de hígado y riñón encargados de la limpieza de nuestro organismo.

Por ello lo mejor es seguir una dieta variada, moderada y equilibrada de acuerdo a nuestras necesidades y la práctica de ejercicio físico de forma regular y constante.