Nuestro horario de tienda es de 10:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:00

 

Durante el embarazo, la nutrición y todo lo relacionado con los alimentos que tomamos adquiere una dimensión muy importante. Cada día hay un mayor número de mujeres, concienciadas con la importancia de la alimentación en el embarazo.

Con este post vamos a intentar darte unas pequeñas pinceladas para que puedas controlar tu peso durante el embarazo y que puedas adquirir hábitos alimenticios saludables para esta etapa.

Comer sano durante el embarazo

 

Llevar una dieta equilibrada y comer de manera saludable influye de manera muy positiva en la salud de la madre y en el desarrollo de nuestro bebe durante el embarazo.

Cuando una mujer se queda embaraza las necesidades nutricionales que necesitan cambian. Durante mucho tiempo hemos oído de nuestras madres y abuelas la frase “Ahora tienes que comer por dos”, por suerte hemos conseguido desmentir esa frase.

Seguir unas pautas saludables de alimentación y unos buenos hábitos, es fundamental para no tener problemas en el trascurso del embarazo. Durante la gestación, aumentan las necesidades calóricas y también la demanda de tu organismo de vitaminas y minerales.

Durante el embarazo no hay que seguir una dieta especial, es importante una alimentación variada y equilibrada. Por ello adaptar nuestro plan nutricional, a nuestra nueva situación será suficiente para aportar todo lo que nuestro cuerpo necesita.

Nutrientes necesarios durante el embarazo

 

Durante estos nueve meses, debemos prestar especial atención a los alimentos que tomamos, para darle a nuestro organismo las cantidades necesarias para un correcto desarrollo fetal.

 

PROTEINAS

Las autoridades recomiendan consumir entre 75 y 100 gramos de proteínas al día. Su consumo ayuda al crecimiento del tejido fetal. Estos nutrientes podemos encontrarlos tanto en el pescado y en la carne, como en productos de origen vegetal como el tofu, los frutos secos o las legumbres.

 

ACIDO FOLICO

Tener unos correctos niveles de ácido fólico, es clave ya disminuye el riesgo de defectos en el tubo neural, incluyendo la espina bífida. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) aconseja una suplementación durante el embarazo de 400 microgramos de ácido fólico al día, al menos un mes antes de la gestación y durante los tres primeros meses del embarazo.

 

VITAMINA D

La vitamina D es una vitamina liposoluble que contribuye al mantenimiento de los huesos y los dientes, y a la absorción y utilización del calcio y fósforo. De la misma manera, contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario y al proceso de división celular.

Tener unos niveles correctos durante el embarazo, o suplementarlo en caso de carencia es fundamental para para garantizar la salud del bebé y un correcto crecimiento.

HIERRO

El hierro ayuda a aumentar el volumen de sangre y previene la anemia. Es importante controlarlo a través de los análisis de sangre. Sus niveles suelen disminuir de manera más notable durante el segundo y tercer trimestre.

VITAMINA C

Fundamental en los procesos de crecimiento y reparación de tejidos del feto. Unos niveles adecuados, mejoran la absorción de hierro y al correcto funcionamiento del sistema inmunitario. Tener una carencia excesiva puede estar relacionado con episodios de preclamsia o nacimientos prematuros.

 

Consejos alimenticios para el embarazo

 

Estamos seguros de que sabes que es lo mejor para ti y para tu bebe en esta etapa y tan importante. Aun así, te vamos a dar algunos consejos para que puedas disfrutar de esta experiencia.

  • NO se deben realizar dietas excesivamente pobres en calorías. Como ya hemos comentado anteriormente, este puede ser el momento ideal para realizar una dieta equilibrada y saludable.
  • Intentar respetar los horarios de comida: 4-5 comidas/día.
  • Aumentar el consumo de alimentos ricos en hierro.
  • Incrementar el consumo de alimentos vegetales: legumbres, frutas y verduras.
  • PROHIBIDO ALCOHOL.
  • En caso de náuseas y vómitos: Disminuir la cantidad de alimentos que comemos, optando por porciones más pequeñas y más continuas.
  • En caso de estreñimiento: Beber mucho líquido, ejercicio y consumir alimentos ricos en fibra (vegetales, frutas, cereales integrales). 9. El ácido fólico y la sal yodada son fundamentales desde el inicio del embarazo
  • Consumir agua: a medida que el embarazo vaya avanzando notaremos que aumentara nuestra sed y con ello nuestro consumo de agua. Evitar las bebidas azucaradas.
  • Pasear: Si no existe una recomendación médica que nos indique que debemos guardar reposo, es importante salir a caminar o realizar algún tipo de ejercicio. Su práctica de manera habitual facilita la circulación sanguínea.

Otros blogs de interés:

Cómo reducir el colesterol.

Alimentos para mejorar la circulación.

Preguntas más frecuentes resueltas por nuestros profesionales.

Comentarios (0)

Product added to wishlist

Esta web utiliza "cookies" propias y de terceros (Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.) Puede obtener más información sobre las cookies, o bien conocer cómo cambiar la configuración en nuestra Política de Cookies.