Existe una molecula química, que es un flavonoide, llamado quercetina, y puede ser un aliado importante para amortiguar y reducir, los desagradables síntomas de la alergia primaveral. Lo podemos encontrar en multiples alimentos, como la cebolla, manzanas, avena espinacas o el ajo.


Ese remedio natural, llamado cebolla, que recetamos los médicos y pediatras, para solucionar la tos y rinitis residual, de un catarro o gripe, se basa en que tiene un alto contenido en quercetina; por ello puede solucionar muchos cuadros clínicos leves alérgicos esta primavera.


Apuntate la Quercetina, tu cuerpo lo agradecerá.